Envíos gratis a partir de 25€ en 24/48 h laborales

Cómo Hidratar y Cuidar la Piel Con Acné

Desde que soy joven recuerdo haber tenido una piel rugosa, brillante y con tendencia a tener granitos y espinillas. Es por eso que he decidido indagar en profundidad y conocer a fondo cómo hidratar bien la piel con acné.

¿Cómo hidrato mi piel si tengo acné? Limpiar, lavar, exfoliar e hidratar. Esa es la clave; la piel con tendencia grasosa necesita un toque de atención y consistencia. Retirando la piel muerta y los lípidos de los poros de nuestra piel la dejamos respirar y evitamos que se acumule la grasa y por tanto ralentizamos la salida del acné.

Es cierto que para hidratar la piel con acné no sirve cualquier cosa ni cualquier crema, es por eso que te voy a guiar en las causas y el paso a paso que hay que seguir según varios dermatólogos en el caso de hidratar correctamente la piel con acné. Sigue leyendo 😉

Por Qué Se Produce el Acné y Qué Hacer

Para conocer bien nuestra piel debemos saber qué es el acné y por que se produce en nuestra piel. De esta manera sabremos tratar perfectamente la piel en cada momento. 

Según la RAE: “Enfermedad de la piel causada por la inflamación de las glándulas sebáceas y caracterizada por la aparición de espinillas o granos”

¿Te has quedado igual verdad? Pues mira, básicamente, en nuestra cara tenemos unos poros por donde nuestra piel “respira”, por ahí sudamos, y permite a la piel ser más “permeable”. La causa principal de que aparezca acné es el taponamiento de los poros faciales, ya sea por grasas, sudor, células muertas, etc.

Y a esta causa también van ligadas ciertos desencadenantes, como la pubertad, cambios hormonales, tratamientos médicos, dietas, etc.

Sabiendo esto, ya sabemos lo que debemos hacer: mantener los poros destapados para que nuestra piel pueda respirar y regenerarse con más facilidad.

Pero ojo, no todas las pieles son iguales, ahora vamos a ver cómo actuar según cada tipo.

Tipos de Piel y el Acné

También se puede tener acné con pieles más secas, sensibles, mixtas, etc. Por lo que según cada una de ellas haremos un cuidado más o menos intensivo:

Piel seca: La notamos al pasar la mano por nuestra frente. Es más aspera y se caracteriza por tener que hidratarla (incluso nutrirla) en más profundida. Es más propensa a las arrugas faciales pero ojo eso no significa que no debamos protegerla contra el acné. Para tratarla deberemos de limpiar dos o tres veces a la semana la piel; de vez en cuando exfoliarla y aplicar una crema nutritiva o hidratante preferiblemente por la noche para que se asiente mejor la crema. 

Piel Mixta: Normalmente este tipo de pieles suelen ser más secas en la parte de la frente y acumular más grasa en las partes de la nariz, labios, y barbilla. Si tu piel es mixta y con acné deberás limpiar sobretodo esas zonas propensas a acumular grasas y a tener granitos. 

Piel Grasa: Como ya has visto la piel grasa es la más propensa a tener granitos en la cara, suele ser más brillante, y de manera igual en toda la cara, tanto en la frente como en la nariz. Esta es la piel más propensa por naturaleza a tener acné. Para ello tendremos que ser muy constantes en la limpieza de la cara y una hidratación correcta. 

Una vez tienes claro el tipo de piel que tienes vamos a ver el paso a paso a seguir para hidratar correctamente la piel con acné.

Paso a paso para cuidar la piel con acné

La clave es la rutina. Según tu tipo de piel la rutina va a ser igual, lo que cambia es la frecuencia y la intensidad con la que la haremos:

1.- Por un lado. Limpiar la cara a la hora de despertarnos y a la hora de acostarnos. Si tienes la piel normal cualquier jabón de cara te servirá, si tu caso es el de la piel grasa hazte con un buen jabón especializado, lo notarás.

2.- Exfoliar las impurezas. Por un lado en la ducha usa algún guante, esponja o cepillo facial para pasártelo por el rostro y exfoliar cuidadosamente las células muertas de tu piel. Lo más efectivo será usar un exfoliante facial que llega más profundo y es más efectivo a la hora de sacar los puntos negros, lipidos y granitos de la cara. 3 veces por semanas y preferiblemente de noche para no expener la piel directamente al sol después de ser exfoliada. 

3.- Evita tocarte el rostro constantemente. Muchas de las grasas y de la suciedad que provoca el acné facial es lo que nos llevamos a la cara. Efectivamente las manos debemos de mantenerlas alejadas de nuestros rostro.

4.- Uso de cremas específicas:

  •  Si tienes la piel grasa usa cremas sin aceites y siliconas añadidas, que sean especificas para este tipo de piel (Aquí te dejamos la Oil Free de Magister Fórmula, es nuestra crema más vendida para este tipo de piel). 
  • Si tienes la piel seca procura hacer las rutinas por la noche y aplicar una crema nutritiva para “alimentar” bien las células.
  • Si es una piel mixta, en principio puedes usar una crema genérica pero desde Magister Fórmula recomendamos las que se basan en ingredientes naturales como la Rosa Mosqueta, Aloe Vera y Seda Natural, ya que son ingredientes que se adaptan muy bien a cada tipo de piel (Aquí las puedes ver)

5.- Extra: Sé constante, consulta a un dermatólogo para ir a la raíz del problema, no te toques o explotes los granitos, vigila lo que te llevas a la cara (fundas de almohada, manos sucias, cualquier cosa cuenta…)

Aplicar la crema hidratante con piel acneica

Aplicar la cremas sobre el acné no tiene misterio: 

  • No apliques mucha presión sobre los granos
  • Haz movimientos circulares sobre la piel para que se absorba mejor
  • Abarca todos los huecos y zonas de la cara
  • Aplícala sobre la piel limpia 

Bonus

En Magister Fórmula contamos con la Crema Oil Free de nuestra GAMA ECO para las pieles grasas y acnéicas

Su funcionamiento es sencillo pero efectivo. No cuenta con lipidos, aceites ni siliconas y cuenta con un pequeño factor de evaporación para no dejar rastro en la piel y aprovechar un efecto mate y sin brillos.

Estamos muy orgullosos de la Oil Free y te la dejamos por aquí para que le eches un ojo 😉

Nos vemos!

Alta cosmética farmacéutica desde 1886

Descubre la filosofía de Magister Fórmula y cómo unimos tradición e innovación desde hace más de 130 años
¿Te ha gustado este post? ¡COMPÁRTELO!
Ir arriba