Envíos gratis a partir de 25€ en 24/48 h laborales

Ácido Láctico: Qué es y Cómo Usarlo

En este blog ya sabemos lo de moda que está el uso de ácidos en nuestra piel, ya que estos tienen numerosos beneficios, los cuales si no sabes te invitamos a leer nuestros post anteriores. Hoy hablamos del Ácido Láctico, y es que este se convertirá en tu mejor amigo si quieres presumir de piel.

¿Qué es el ácido láctico? Este se usa en cremas, serums, contornos y otros productos cosméticos. Es ideal para mejorar la textura de la piel, tratar manchas de acné y suavizar esos primeros signos de envejecimiento.

Si te interesa saber más sobre este ingrediente, te invito a continuar leyendo y a aprender más sobre este ácido 🙂

Qué es el Ácido Láctico

No es nada nuevo saber que nuestros antepasados se bañaban en leche, y es que la leche fermentada causa en la piel unos efectos muy beneficiosos, sobre todo en las pieles más secas. Es por ello que hoy hablamos del ácido láctico, perteneciente a los alfahidroxiácidos.

El Ácido Láctico en Cosmética es un componente orgánico de nula toxicidad y que respeta las propiedades de las pieles más sensibles. Se usa en cremas corporales (estrías, hidratantes y nutritivas) y también en cremas faciales para reducir las arrugas, ya que cuida la piel en profundidad, hace de exfoliante (elimina celulas muertas) y regula el Ph entre otros.

Este se encuentra de forma natural en el cuerpo y también en algunos alimentos como la leche, como ya hemos dicho; el vino, las manzanas, las uvas o la caña de azucar.

Puedes echarle un vistazo a nuestras cremas con ingredientes de orígenes naturales aquí, nuestra GAMA ECO 😉

Principalmente, se usa para la exfoliación de la piel y para darle esa luminosidad perdida. En cantidades más pequeñas puede ayudarnos a hidratar y rellenar ciertas arrugas y líneas de expresión, gracias a que estimula la síntesis de colágeno. La intensidad de este depende del tamaño de su molécula, su concentración, y el pH de la fórmula entre otros factores. 

Beneficios Del Ácido Láctico

  • Actúa como antioxidante 
  • Estimula la producción de ácido hialurónico
  • Hidrata la piel
  • Ideal para mejorar la barrera de pieles secas
  • Atrae el agua y evita la pérdida de hidratación
  • Funciona como exfoliante
  • Mejora la textura de la piel
  • Estimula la síntesis de colágeno y elastina
  • Mejora las manchas del sol

Cómo Usar El Ácido Láctico

Existen numerosos productos de cosmética que incluyen este ingrediente y que son muy fáciles de encontrar en cualquier perfumería o tienda dedicada a la belleza, ya sean sérums, cremas, limpiadores faciales, contornos de ojos… Sin embargo, podemos usarlo de manera única aplicándolo antes de nuestra crema hidratante.

En cuanto a su uso, recomendamos comenzar a introducirlo en tu rutina de belleza  facial de forma progresiva y en concentraciones bajas. Primero una vez por semana y en la noche para evitar manchas en la piel al contacto con el sol; y después máximo cada tres días. En unas dos semanas empezarás a notar resultados como una piel más hidratada y suave.

Este ácido se recomienda a pieles sensibles, sin embargo, aconsejamos hacer antes una prueba para empezar a incorporarlo en nuestra rutina para evitar sustos como reacciones alérgicas o irritaciones en la piel. De igual manera, deberás consultar con tu dermatólogo antes de usar cualquier tipo de tratamiento facial.

Si queremos potenciar sus beneficios, podemos combinarlo con algunas sustancias como el ácido hialurónico, el ácido sacílico o la vitamina C.

Si lo que quieres es estimular tu piel, cuidarla y protegerla con las mejores propiedades como las del Ácido Láctico, aquí te dejamos algunas cremas que te pueden interesar 🙂

Esperamos que esta breve guía sobre el ácido láctico te haya servido de mucho, nos vemos en el siguiente post 🙂

Alta cosmética farmacéutica desde 1886

En Magister Fórmula unimos tradición e innovación desde hace más de 130 años
¿Te ha gustado este post? ¡COMPÁRTELO!
Ir arriba